sábado, 5 de septiembre de 2015

TRATAMIENTO DE PROSPERIDAD



TRATAMIENTO DE PROSPERIDAD
Por Louise Hay
 
Realízalo durante por lo menos 21 días seguidos, como mínimo una vez a la mañana al despertarte y una vez a la noche antes de acostarte.Puedes simplemente leer en silencio las afirmaciones, pero se tornan más poderosas si las escribes en un cuaderno y aún más si las repites en voz alta mirándote frente a un espejo.

Al terminar con un tratamiento, puedes seguir con otro, y los puedes repetir todas las veces que creas necesarias.

Tratamiento de Prosperidad:


Estoy abierta y soy receptiva a ideas nuevas maravillosas.
Permito que la prosperidad entre en mi vida en un nivel en el cual nunca entró.
Merezco lo mejor y estoy dispuesta a aceptarlo.
Mis ingresos aumentan constantemente.
Dejo la pobreza de pensamientos para entrar en la prosperidad de pensamientos.
Me amo a mi misma, y me regocijo en quien soy, porque sé que la vida está aquí para mí y me proporciona todo lo que necesito.
Me muevo de éxito en éxito, de alegría en alegría y de abundancia en abundancia.
Tengo el poder de quien me creó, y expreso para mi misma la grandeza que soy.
Soy una expresión de la vida, divina y magnifica y estoy abierta y receptiva a todo lo bueno.
Así Es. Gracias Amado Universo.”
 
Louise Hay



TRATAMIENDO DE MERECIMIENTO


Estas afirmaciones de Louise Hay que compartimos hoy componen el Tratamiento de merecimiento.

Yo me merezco todo lo bueno, no algo ni un poquito, sino todo lo bueno.
Yo ahora disuelvo cualquier pensamiento negativo o restrictivo. Me libero y disuelvo todas las limitaciones del pasado. No me ata ningún miedo ni limitación de la sociedad en la que vivo. Ya no me identifico con ningún tipo de limitación.
En mi mente tengo libertad absoluta.
Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente. Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida. Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.
Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo, por lo tanto recibo multitud de bienes. La totalidad de las posibilidades está ante mi.


Yo merezco la vida, una vida buena.
Yo merezco el amor, abundante amor.
Yo merezco la salud.
Yo merezco vivir cómodamente y prosperar.
Yo merezco la alegría y la felicidad.
Yo merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser.
Yo merezco todo lo bueno.

El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud. Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad.
Así es, gracias amado Universo.

 

1 comentario:

Fabiola Barahona dijo...

Gracias, Gracias, Gracias, bendiciones