jueves, 26 de febrero de 2015

Ángeles de la Curación – Arcángel Rafael


Ángeles de la Curación – Arcángel Rafael
Autor: Elizabeth Clare Prophet
Tomado del Libro: Ángeles De La Sanación, El Arcángel Rafael

Hay ángeles de todo tipo: ángeles de la guarda, ángeles que se ocupan de cuidar nuestros cuerpos y de mantenerlos sanos, ángeles para la concepción y gestación de niños, ángeles arquitectos que nos inspiran para crear hermosos edificios. También hay ángeles que traen protección, bienestar, sabiduría, espíritu práctico, amor y compasión.

Aprenderás sobre los ángeles de la curación, que sirven en el quinto rayo de la Luz de Dios. Es el rayo verde de la curación, la ciencia, la música, las matemáticas y la precipitación de la vida abundante. El día en el que sentimos de forma más pronunciada el rayo verde es el miércoles y, como sabes, muchas iglesias ofrecen servicios de curación en ese día.
Es probable que muchas personas prefieran este rayo porque nos da la visión divina y porque a través de él podemos precipitar en la Tierra, es decir, manifestar todo aquello con lo que deseamos bendecida a través de nuestro esfuerzo, nuestras oraciones y nuestro diligente servicio.



 


El quinto rayo corresponde al tercer ojo, también llamado chakra del ojo de la mente, ubicado en el entrecejo. (**NT, en otros textos se le atribuye otro centro)



La Reina de los Ángeles
 
Rafael es el arcángel del quinto rayo, y su complemento divino es la Virgen María, Madre de Jesús, también conocida como la Reina de los Ángeles. Me gustaría contarte algo de la historia de estos ángeles. Empezaremos con la Virgen María.
¿Cómo es que la Reina de los Ángeles se convirtió en la Madre de Nuestro Señor, o al revés, cómo se convirtió la Santa Madre de Nuestro Señor en la Reina de los Ángeles y en Arcangélina o complemento divino del Arcángel Rafael?

Los arcángeles son tan antiguos como Dios. Ni siquiera se puede calcular en años o ciclos de la Tierra o del Sol su eterna presencia en el universo. La Santa Madre de Nuestro Señor ha sido el complemento de Rafael desde e1 momento en que Dios creó a los arcángeles. Veamos cómo se convirtió en la Madre de Nuestro Señor. Alfa y Omega, nuestro padre y nuestra madre divinos, llamaron a Rafael y María al altar de Dios en el Gran Sol Central y encargaron a María la misión, si la aceptaba, de encarnar en cuerpo humano para ser la Madre de Jesucristo. El trabajo del Arcángel Rafael sería el de permanecer en el cielo y mantener el equilibrio para María mientras ella estuviese en la Tierra. Posteriormente, nació en la Tierra y dio a luz a Nuestro Señor.


SanRafael
Retiros en el mundo celestial

Los arcángeles tienen retiros en el mundo celestial que se llaman universidades del espíritu y se asemejan a las ciudades de luz durante una era dorada.
El cielo es la octava etérica, un reino de luz encima de este denso mundo.
En realidad, el alma de muchas personas viaja a estos retiros mientras duermen.
Los retiros de los arcángeles -que son maestros cósmicos y nos dan iluminación para nuestra misión-, están abiertos y puedes estudiar en cualquiera de ellos, bajo su dirección.
No siempre nos acordamos de haber estado en esos retiros en el cielo, pero a veces nos levantamos por la mañana con un cierto recuerdo de una experiencia. Pensamos que fue un sueño, pero a menudo no es así: fue una experiencia real en la que encontramos a seres de luz, maestros, ángeles, consejeros.

 Tu misión en la vida
Las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte han visto a ciertos consejeros a quienes describieron como algo parecido a un tribunal supremo. Recuerdan cómo estos jueces revisaban sus vidas. Son los denominados Señores del Karma, que nos asesoran y nos aconsejan; nos preparan cada vez que encarnamos Y nos reciben cuando ésta finaliza.
Cuando encarnamos, los Señores del Karma nos dicen cuál es nuestro trabajo y nuestra misión para esta vida, y ello permanece grabado en lo más profundo de nuestras almas. A lo largo de la vida hemos ido dando forma a nuestra misión. Quizá de pequeños soñábamos con ser policías, bomberos, enfermeras, médicos, u otros oficios. Así pues, hemos buscado la educación que nos permitiera alcanzar esa meta.
Pero los Señores del Karma nos cuentan mucho más que nuestra misión. Hay muchos libros en los que podemos aprender sobre lo que sucede entre una vida y otra. Algunos de ellos hablan sobre personas a quienes se les ha practicado regresiones, con lo que han recordado las experiencias que tuvieron antes de iniciar esta vida, así como los consejos y las instrucciones que recibieron. Incluso supieron de iniciaciones Y pruebas que tendrían que pasar, de las personas con las que tendrían que hacer las paces, Y de cómo aprenderían que el camino verdadero, el verdadero y único sendero, es el amor.
Nuestras almas reciben muchos consejos, pero cuando atravesamos el portal del nacimiento, cruzamos el velo del olvido. Por eso hay mucha gente que no está segura de haber vivido antes, de haber estado en el cielo, de haber conocido alguna vez a seres de luz o ángeles. Esto nos ayuda a familiarizarnos con el conocimiento de los ángeles y con el hecho de que todos tenemos un plan divino y de que cada uno de nosotros puede convertirse en un maestro ascendido.

 Los Maestros Ascendidos
Los maestros ascendidos han sido personas que han vivido en este mundo con sus imperfecciones. A menudo nos cuentan que han pasado por todas las pruebas por las que hemos pasado nosotros. Pero ellos decidieron adquirir maestría sobre sí mismos, equilibrar su karma y graduarse en la escuela de la vida. No querían seguir viniendo, reencarnando una y otra vez. Por tanto, decidieron disciplinarse bajo la dirección de ciertos maestros y adeptos, Y lo consiguieron: Han equilibrado el porcentaje necesario de su karma, consiguiendo así su unión con Dios. Pero no han dejado la Tierra; siguen estando entre nosotros, aunque no les vemos porque su presencia está en una frecuencia superior a la nuestra. Una manera de contactar con ellos es mediante la recitación de oraciones y mantras que nos ayudan a acelerar nuestras percepciones espirituales y a incrementar la luz de nuestros chakras.

Los chakras y el Atmán
Los chakras son siete ruedas o centros de luz que se encuentran en el cuerpo etérico. Están situados a lo largo de la columna vertebral desde la base hasta la coronilla. Los arcángeles pueden bendecirnos con luz a través de esos centros espirituales. Como hemos dicho, podemos incrementar la luz de nuestros chakras mediante la oración y la meditación. Muchas personas han seguido el sendero de Oriente para aprender a meditar según la tradición budista o la hindú; son numerosos los que se sienten profundamente cautivados por taoismo.

Hablando sobre cristianismo y taoísmo, y he visto cómo las enseñanzas del taoísmo aclaran el significado de las Sagradas Escrituras y los textos de los gnósticos.
Así pues, encontramos un hilo común en los senderos místicos de las religiones del mundo. Cuando llegamos al corazón de cada religión, siempre encontramos la Luz. Encontramos el Atmán que está en nuestro mismísimo pecho. Dios ha colocado esa réplica de Sí mismo en nuestro corazón; en términos occidentales la denominamos Yo Superior: esa imagen de Dios según la cual fuimos originalmente creados.

Con respecto a los retiros de los arcángeles y las universidades del espíritu, el Arcángel Rafael y la Santa Madre, la Reina de los Ángeles, tienen su retiro celestial encima de Fátima, en Portugal. La Madre María también sirve en el Templo de la Resurrección, un retiro situado sobre Tierra Santa.




El Arcángel Rafael
Vamos a ver ahora quién es el Arcángel Ra­fael. El nombre Rafael significa «Dios ha curado» O «la medicina de Dios». Algunas tradicio­nes dicen que el Arcángel Rafael es el ángel de la ciencia y del conocimiento, y el guardián del árbol de la vida en el jardín del Edén.
Ciertos textos judíos sostienen que Rafael desterró a los demonios de la Tierra después del diluvio y reveló a Noé el poder curativo de las plantas. Numerosos críticos identifican a Ra­fael con el ángel que agitó las aguas en el es­tanque de Betesda, donde Jesús sanó al hom­bre enfermo.

Además, el Libro de Henoc describe a Ra­fael como el ángel que tiene a su cargo las en­fermedades y las heridas de los hombres. Se­gún el mismo texto, Rafael recibió el encargo de castigar a los ángeles rebeldes y sanar a la tierra de las profanaciones de éstos. También se le conoce como el que guía a las almas que están en el infierno.
Cierta tradición judía reconoce a Rafael como a uno de los tres arcángeles que se apa­recieron a Abraham en las llanuras de Mambré. Asimismo se cree que Rafael concedió a Sara la capacidad de concebir cuando ya le había pasado la edad de tener hijos.
En una de las escuelas de la cábala, la tra­dición mística del judaísmo, se dice que Ra­fael encarna el octavo sefirot, Hod, que signifi­ca «majestad y esplendor». Cada uno de los diez sefirots emana de Dios e irradia distintos aspectos de Su ser.

Meditación del chakra del tercer ojo

Vamos a meditar ahora en el chakra del tercer ojo, el chakra donde enfocamos la visión divina. Recitamos este mantra para fortalecer nuestra visión Con un único ojo:
YO SOY, YO SOY, el que todo observa
Mi ojo es uno mientras imploro
Elévame ahora y libérame
Para que pueda ser tu santa imagen.
(Recítese tres veces)
Cuando dices «YO SOY» o «YO SOY EL QUE YO SOY», que es el nombre de Dios, estamos afirmando que Dios está donde nosotros estamos. Piensa en las palabras YO SOY como «Dios en mí es»

Piensa en el poder de este mantra: Dios en mí/o ve Todo; todo como si fuera perfecto, todo como cuando éramos en el principio con nuestra llama gemela. El ojo de Dios está en mí y yo estoy viendo el mundo entero elevado a la perfección en la cual Dios nos ve. Yo estoy Contemplando todo y a todos en el cosmos entero como si fuera Dios.
Cuando dices «mi ojo es uno», estás afirmando una sola visión en una dirección. Estás afirmando que Dios coloca su ojo dentro de ti y tú vas a ver la realidad, a conocer esa realidad y a caminar dentro de ella.

Las siguientes líneas son el mandato a los arcángeles: «Elévame ahora y libérame, para que pueda ser tu santa imagen». Ésa es la petición, ésa es la orden, y la respuesta vuelve hacia nosotros a través de los ángeles de Dios.

Cuando decimos «elévame ahora», ¿qué queremos elevar? Queremos elevar la luz, elevar nuestras almas, elevar nuestros corazones a Dios. Queremos que nuestros chakras giren y que los siete se equilibren, porque cada uno es como una manifestación del Gran Tao -el más, el menos- en perfecto equilibrio. Queremos elevar la kundalini, nuestra vibración, nuestra conciencia. No queremos estar deprimidos, sino ser elevados en la gran alegría de ser y saber qué somos parte de Dios. Y cuando aceleremos nuestras mentes, nuestros corazones, nuestros estudios, nuestro trabajo, podremos realizar una contribución mucho mayor en nuestras comunidades y en nuestras familias.

Al recitar la última línea: «Para que pueda ser tu santa imagen», estás afirmando «yo estoy hecho a imagen y semejanza de Dios, quiero manifestar esa imagen ahora; estoy llamando al Ojo omnividente de Dios para que superponga esa imagen sobre cada átomo, célula y electrón de mi ser para que pueda ajustarme a un patrón original, el patrón original según el cual fui creado». La meta del sendero espiritual es la restauración del alma y del vínculo del alma al Yo Superior, al que nos dirigimos como Santo Ser Crístico.

Este es el mantra que nos ayuda a hacerla. Deberías recitar oraciones y mantras que tengan sentido para ti, que signifiquen algo, que te lleguen al corazón y que puedas entender.
Una vez que te sepas las cuatro líneas de este mantra, puedes cerrar los ojos, poner tu atención en el entrecejo y visual izar en él el Ojo omnividente de Dios. Tu visión con los dos ojos es siempre relativa, está dividida, nunca es absoluta. Nuestro deseo es recuperar la visión divina que tuvimos en el principio. Queremos comprender con certeza lo que es real, lo que no es real, quiénes somos, adónde vamos. Éstas son cosas profundas de Dios que permanecen en nuestra alma.


La labor del Arcángel Rafael

Me gustaría dar a conocer la labor del Arcángel Rafael y de la Santa Madre. Trabajan con sanadores en todos los campos. Inspiran a los científicos, a los que están formados en las artes de curación y a los profesionales de la medicina, con nuevos remedios y métodos alternativos de curación.
Hay muchas formas de curación que son válidas. Sea cual sea la que quieras explorar, asegúrate de no dejar del todo los métodos de la medicina tradicional. Cuando hay un problema grave en nuestro cuerpo, debemos considerar todas las opciones. Dios nos ha dado maravillosos remedios a través de la ciencia médica. Éstos han sido dispensaciones de gracia que han prolongado la vida en el siglo XX. Digo esto porque algunas personas que encuentran la espiritualidad creen que basta con la oración para lograr la curación. Los ángeles trabajan con las mentes más brillantes de la Tierra para traer los mejores resultados, el mayor alivio posible a las personas. Creo que deberíamos orar fervorosamente cuando exista una situación de vida o muerte, cuando se trate de operaciones quirúrgicas delicadas, porque ahí es donde las oraciones de muchos corazones unidos pueden inclinar la balanza hacia la victoria.
Llamamos a los ángeles para que coloquen su presencia sobre los médicos, quiroprácticos, sanado res de todo tipo. Llamamos a Rafael y a sus arcángeles porque son cirujanos maestros, así como lo son los serafines de Dios. Creo que juntando las cosas del cielo y de la Tierra, podremos lograr los mejores resultados en nuestras vidas.
Por lo tanto, es necesario saber cuándo visitar a un médico y cuándo visitar a un quiropráctico o acupunturista o a otro facultativo. Quizá convenga obtener segundas opiniones de cada uno. Los ángeles de Rafael establecen su presencia en las Facultades de Medicina y sobre los científicos e innovadores de todas las ramas de la curación. Rafael dice que sus ángeles usan «tecnología láser» para penetrar hasta el núcleo de una célula […] y expandir la llama violeta desde dentro, y para sellar esa célula en lo que se denomina la forma de pensamiento curativa.
La forma de pensamiento curativa
La forma de pensamiento curativa es una figura -creada por los arcángeles- que representa un pensamiento. Está compuesta por tres esferas concéntricas que enfocan la luz curativa de Dios en cualquier parte del cuerpo e intensifican allí esa luz. La esfera central es blanca, a su alrededor hay una esfera azul, y alrededor de ésta, una esfera verde.
¿Cómo usamos la forma de pensamiento curativa? Ante todo, usa el ojo de 1a mente para visualizar los órganos físicos que necesiten curación. La mayoría de nosotros no tenemos un funcionamiento óptimo de todos los órganos que nuestro cuerpo. Lo primero que necesitas es obtener una idea del órgano en cuestión. Por eso es bueno tener a mano un libro de anatomía junto a tus herramientas para la oración.
A continuación, visualiza la energía de la forma de pensamiento curativa penetrando las células, las moléculas, y el núcleo de los átomos del órgano en el que has puesto tu atención. El Arcángel Rafael dice que si tú o algún ser querido sufrís alguna lesión, podéis visualizar «ese órgano, ese ojo, ese corazón lleno de luz de la forma de pensamiento curativa y resplandeciendo con la llama violeta». Los primeros momentos y horas después de un accidente son decisivos. Tanto si mantienes la vigilia al lado de la cama o en un lugar distante, debes dibujar en tu mente los órganos lesionados en su estado sano original funcionando perfectamente.
Visualiza la forma de pensamiento curativa con plena concentración durante la crisis inicial y luego cada quince minutos, más tarde cada hora. Tienes que mantener la forma de pensamiento curativa en tu mente excluyendo cualquier otro pensamiento.
Cuando adquieras el hábito de recitar el decreto y lo hagas a una cierta velocidad, esa rapidez también se manifestará en la limpieza de tu tercer ojo, manteniéndolo puro y sosteniendo lo que llamamos el concepto inmaculado.
El Concepto Inmaculado
La Virgen María, Madre de Jesús, nos enseña qué es el concepto inmaculado y cómo mantenerlo. Nos enseña a usar nuestro tercer ojo para ver lo mejor, lo más hermoso, la Concepción perfecta de toda forma de vida. Cuando miramos a alguien con ese ojo de amor, ese ojo de Dios, vemos en él o en ella lo mejor, en lugar de denigrarle, criticarle, juzgarle o analizarle. Así, el amor sostiene la imagen de la perfección de ese individuo y le ayuda a Convertirse en ella. Si un ser querido ha tenido un accidente y estás rezando para su curación, lo más importante es mantenerte concentrado en la imagen perfecta, el concepto inmaculado. Mantén firme esa imagen (al igual que cuando tomas una fotografía: si te mueves, queda borrosa); no apartes el ojo de esa perfección que sostienes. Disciplina tus emociones, tu miedo a lo peor. Habla a tus emociones y dices: «¡Paz, aquietaos! ¡Y sabed que YO SOY Dios!».
Esas son las palabras de Jesús. Debes aquietar tus emociones para que tu energía emocional no interfiera en el delicado proceso de curación. Repite una y otra vez el mantra para la visión del tercer ojo. Ello te ayudará a disciplinar tu mente y tus emociones. Hay que cerrar la puerta a lo que dice la mente y a lo que las emociones temen para así aplacar la ansiedad, la duda y el temor. Quizá necesites ir a un lugar tranquilo para mantener la imagen de perfección y la forma de pensamiento curativa en el ojo de la mente. Necesitas estar en un lugar tranquilo porque eres un alquimista, usas la Mente de Dios yeso tiene mayor poder que cualquier otra cosa en el mundo.
Luego, refuerza la acción de la esfera blanca de la forma de pensamiento curativa con los mantras o decretos correspondientes. Dos mantras sumamente poderosos, son el mantra de la “Transfiguración” y el de la “Resurrección”.
Invocación de curación
Esto es lo que necesita una persona que está en crisis, y tú puedes recitar las oraciones y los mantras con todo tu corazón.
Empieza con una invocación:
En el nombre de mi poderosa Presencia YO SOY,
en el nombre de mi Santo Ser crístico, ángeles de la guarda y legiones de Rafael y Madre María y todos los ángeles de curación, Arcángel Gabriel, Arcángel Uriel de la resurrección y la transfiguración, hago las afirmaciones de este mantra para [di el nombre de la Persona o: «toda la gente involucrada en el accidente de automóvil, en la catástrofe aérea, todos los que están … », y describe la situación].
Puedes hacer la petición para diez mil Personas o para una, recuerda que puedes ampliarla al máximo.
Cuando hayas nombrado a todos aquéllos a quienes dirijas la oración, mantenles en el ojo de tu mente. Visualiza la forma de pensamiento curativa sobre todo su cuerpo o sobre el lugar específico donde se hayan producido mayores daños.
y luego di:




Mantra de transfiguración
«En el nombre de Dios, decreto en nombre de
[di el nombre de la persona o describe/a si no lo sabes]».
A continuación, recita este mantra con la
Autoridad de la Palabra de Dios dentro de ti:
YO SOY quien transforma todas mis prendas,
cambiando las viejas por el nuevo día;
con el sol radiante del entendimiento
por todo el camino YO SOY el que brilla.
YO SOY Luz por dentro, por fuera;
YO SOY Luz por todas partes.
¡Lléname, sana, glorifícame!
¡Séllame, libera, purifícame!
Hasta que así transfigurado todos me describan:
¡YO SOY quien brilla como el Hijo,
YO SOY quien brilla como el Sol!
(Recítese tres veces)
Usa el poder de tu visión para visualizar cómo se hace realidad cada palabra que dices.
Puedes ver el cuerpo de la persona lesionada lleno de luz, brillando como el Sol.


Mantra de resurrección


La siguiente es la invocación de la llama de la resurrección. Jesús nos dio el mantra de esta llama cuando afirmó: «iYO SOY la Resurrección y la Vida!».
Recuerda que «YO SOY» significa «Dios en mí es … », «Dios en mí es la resurrección y la vida de … ». A continuaciórnnombra a la persona que se halla afligida. «YO SOY la resurrección y la vida de Juan», y visual iza la llama de la resurrección alrededor de la persona. Su color es el madreperla, todos los rayos del arco iris en una llama nacarada.
El poder de las palabras de Jesús, a medida que las vayas repitiendo, es absolutamente tremendo. El Hijo de Dios pronunció esas palabras y el mismísimo aliento que él exhaló es todavía parte de esta Tierra. Sus palabras están grabadas en los éteres y, cuando las pronunciamos, tenemos todo su poder con nosotros. También podemos decir: «En el nombre de Jesucristo, YO SOY la Resurrección y la Vida de la vista y oído perfectos de [la persona en cuestión]».

Además de ese mantra de una línea, puedes dar el siguiente mantra de resurrección:
YO SOY la llama de la Resurrección, destellando la pura Luz de Dios.
YO SOY quien eleva cada átomo ahora, YO SOY liberado de todas las sombras.
YO SOY la Luz de la Presencia Divina,
YO SOY por siempre libre en mi vida.
La preciosa \lama de la vida eterna
se eleva ahora hacia la Victoria.
(Recítese tres veces)

Acepta esto con plena fe para ese ser querido. No albergues una sombra de duda, porque los ángeles de la curación y los ángeles de la resurrección están trabajando.
Estos dos son los mantras que puedes usar para la esfera blanca.

Mantra de perfección
Vamos ahora a reforzar la esfera azul. Para ello tenemos el mantra con el que pedimos perfección Y dirección divina. Queremos la dirección divina para la curación de este cuerpo. Deseamos que la voluntad de Dios y el patrón original de esa persona sean anclados.
Eso es lo que hace la esfera azul de la forma de pensamiento curativa. Sostiene la matriz para que ese órgano dañado sea restaurado a su funcionamiento perfecto. Entonces, en el nombre de Jesucristo, recitamos este mantra para la persona por la que estamos pidiendo:
Vida de dirección Divina YO SOY
enciende en mí tu luz de la Verdad
concentra aquí la Perfección de Dios
Iibérame de toda discordia ya.
Guárdame siempre muy bien anclado
en toda la Justicia de tu plan sagrado,
¡YO SOY la Presencia de la Perfección
viviendo en el hombre la Vida de Dios!
(Recítese tres veces)

Cuando lo recites, puedes ir subiendo poco a poco el tono porque estás luchando para elevar la vibración de esta persona que está necesitada. Así, la siguiente vez subes el tono un grado más. Recuerda, no obstante, que tú ‘eres el alquimista, y es mejor que recites estos decretos a tu propio ritmo, para que te suenen bien y te sientas cómodo.
Decreto de la llama de curacion

Ahora vamos a reforzar la esfera verde. Para ello usamos el decreto llamado «Llama de curación». Éste refuerza la acción de curación externa de la forma de pensamiento curativa. Está compuesto de dos estrofas y un estribillo. Tal como hicimos anteriormente, podemos hacer primero una invocación Y especificar la situación o el nombre de la persona para quien pedimos curación.

Amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí,
oh tú, amada, inmortal Y victoriosa llama trina de Verdad eterna
dentro de mi corazón, Santos Seres Crísticos de toda la humanidad,
amados Helios y Vesta, amado Hilarión, Palas Atenea, Arcángel Rafael
y los ángeles de curación, amado Jesús el Cristo, Madre María,
el Mahá Chohán, amado Poderoso cyclopea y Maestra Meta,
amado Lanello, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca
Y la Madre del Mundo, vida elemental: ¡fuego, aire, agua Y tierra!
En el nombre de la Presencia de Dios que YO SOY
y a través del poder magnético del fuego sagrado
del que estoy investido, yo decreto:

1. Del verde más intenso es la Llama Curativa,
totalmente serena YO SOy la Presencia Divina,
a través de mí vierte tu Misericordia,
que ahora la Verdad todo lo corrija.
Estribillo:

Milagro de la llama de consagración,
que mi mente medite ahora en ti
para mi hermano un servicio mejor
y la plenitud de todo tu Poder.
Curación de la llama de consagración,
mantén mi ser de curación colmado,
la misericordia sella a todos mis hermanos
por la gracia del Deseo de Dios.

2- Llama de curación, llena mi forma,
vida vibrante renace en mí;
Dios en mí, hazme íntegro,
YO SOY el que cura a todas las almas.
El primer párrafo, el preámbulo, es una preoración. Es lo que dices antes de recitar un mantra. Con ese preámbulo, invocamos a Dios, damos dirección, pedimos intercesión; luego el mantra sostiene la acción porque, a medida que lo repites, estás atrayendo la luz de Dios.
Cuando recitas un preámbulo, ése es el momento en que das tu devoción a Dios y sus ángeles, y ellos te devuelven curación y luz en la corriente de retorno. Tenemos que abrir el camino a nuestro Dios, y lo hacemos mediante la devoción.
Imagínate a ti mismo en tu ciudad limpiando un camino de la suciedad de la Tierra y de toda su densidad, sus registros y sus vibraciones. Imagínate cavando un túnel de luz y conectando ese túnel de luz directamente con el corazón de Dios. Cada día, cuando refuerzas esa abertura, sientes que tienes esta comunicación abierta con Dios todo el tiempo.
Cuando lleves algún tiempo usando este decreto, y lo hayas memorizado, puedes recitarlo con los ojos cerrados y concentrar toda tu atención y visualización en cómo se manifiesta físicamente eso que estás visualizando.
Imaginemos que alguien te llama por teléfono para decirte que un ser querido ha tenido un ataque al corazón y que está en el hospital. ¿Qué harás? Invocar inmediatamente la forma de pensamiento curativa sobre ese corazón:
En el nombre de Jesucristo, amado Arcángel Rafael,
amada Madre María, colocad vuestra forma de pensamiento
curativa sobre [di el nombre completo de la persona, si lo sabes .
Recita tus mantras de curación y visualiza esa forma de pensamiento curativa sobre ella.
Sería imposible enumerar los testimonios que he recibido de personas que son curadas y ayudadas mediante la intercesión de los ángeles y las peticiones a Dios que ellos o nuestras vigilias de oración hacen .
 
No cabe duda de que ésta es una ciencia que funciona; pero hay que ponerlo a prueba y trabajar con uno mismo. Si deseas visión interna, quizá tengas que cambiar tu alimentación, evitar los alimentos que te densifican, reducir o eliminar los productos lácteos y la carne roja, en la medida de lo posible. Crea una situación en la que puedas tener visión interna gracias a que tu cuerpo no está cargado de toxinas y sustancias ácidas, y de toda la comida pesada que te hace estar mas denso.


Tu visualización es el poder de Dios .Desgraciadamente, lo que te impide tener la habilidad de imaginar es tenerlo todo en la televisión o en las películas de acción, de modo que no tengas que imaginar nada. Por eso, nuestras facultades imaginativas se atrofian.
A veces, aconsejo a la gente: «Visualice esto, visualice aquello, vea esto, vea aquello». Y me contesta: «No sé cómo hacerla, no sé cómo visualizarlo. Dígame cómo visualizarlo». Y entonces tenemos que empezar por lo más básico. Tomamos una forma de pensamiento, por ejemplo, una cruz, y digo: «Dibuje una cruz.
Mírela. Cierre los ojos. ¿Puede ver la cruz?» Quizás la persona pueda verla o quizás no, dependiendo de si ha usado antes su facultad de imaginar. Esto es un ejemplo de cómo hoy en día la tecnología ha privado a las personas de sus poderes internos.
El propósito de visualizar la esfera blanca es, en el caso de un ataque al corazón, suministrar la energía purificadora para establecer la geometría del corazón original y perfecto que Dios ha diseñado. La esfera azul sirve para establecer la protección y la acción de la voluntad de Dios, que atrae a los átomos, las moléculas y las células hacia su proyecto original. Seguidamente, la esfera verde refuerza la acción de curación externa.
Uso de la forma de pensamiento curativa.
 
Un ejemplo.
Una estudiante me escribió contándome cómo usó la forma de pensamiento curativa:
En 1983, mi hermana me llamó un día para decirme que el médico acababa de comunicarle que tenía cáncer de pulmón. Estaba realmente desesperada. Le aseguré que no había razón para que tuviera que morir, que la Virgen María podía curar el cáncer y que yo rezaría por ella. Le dije que le enviaría imágenes de la forma de pensamiento curativa y le pregunté si ella podría visul/izarla sobre sus pulmones. Me dijo que sí. Inmediatamente le hablé a la Virgen y le dije que recitaría ciertas oraciones todos los días hasta que mi hermana fuese curada. Recité el rosario dos veces por día y tres decretos de curación doce veces cada uno.
Dos semanas más tarde, después de hacerse más pruebas y algunas radiografías, mi hermana me llamó: «Las últimas pruebas han sido negativas. ¡Los médicos dicen que deben de haber cometido un error!»
Uso de la forma de pensamiento curativa.
 
Otro ejemplo.
El siguiente estudiante usó la forma de pensamiento curativa como ayuda en otra curación:
En 1986 yo trabajaba en una agencia de seguros en Minneapolis. Bill, el jefe de mi
departamento, y su secretaria, Lois, eran personas muy amables y cariñosas. Una mañana Lois me dijo que la esposa de BiII estaba lidiando su segunda batalla contra el cáncer de garganta. Una ecografía había confirmado su malignidad y tenía hora para ir a la Clínica Mayo de Rochester dos semanas más tarde.
Lois me dijo que Bill estaba muy preocupado por su mujer. Tuve la sensación de que tenía que rezar por ella a la Madre María. Le pregunté a Lois si estaba dispuesta a hacer meditaciones y orar por la esposa de Bill si yo le traía una imagen de la forma de pensamiento curativa. Le encantó la idea, confiándome que sabía que los colores tenían algo que ver con la curación.
 
Le traje la imagen y le indiqué que visualizase esta forma de pensamiento sobre el cuello de la esposa de BiII mientras recitaba las oraciones para su curación. Le escribí una petición a la Virgen.

[Ello consiste en tomar un papel Y escribir/e una carta a la Virgen María, diciéndole: «Amada Madre María, te pido en nombre de esta persona». A continuación le pides cosas concretas. Luego te comprometes con ella o con cualquier ángel o maestro ascendido a recitar determinados decretos o mantras para suministrarles la energía necesaria para la acción de curación. Quema la carta en un lugar seguro pidiendo a los ángeles que la lleven a la Madre María. En este caso, prometió recitar decretos de curación y el decreto «El bálsamo de Galaad» para la esposa de Bill hasta que estuviese curada].
Dos semanas más tarde, Bill llevó a su esposa a Rochester para ser intervenida quirúrgicamente. Tras la operación, Bill telefoneó a la oficina para contarle a Lois que ninguno de los bultos era maligno. ¡Dijo que era un milagro! Al minuto, Lois vino a mi despacho muy contenta, y me contó lo que Bill había dicho. Luego dijo: «¡Lo hiciste! ¡Le salvaste la vida!». Le aseguré que yo no había obrado el milagro sino que sus oraciones y visualizaciones junto con las mías habían abierto el camino para que la Madre María anclara la luz de curación de Dios en el cuerpo físico de la esposa de Bill..

Cómo hacer mejores curaciones
Puedes practicar las meditaciones y visualizaciones explicadas en las partes anteriores. Y puedes lograr mejores resultados cada día si adquieres el hábito de la oración, de hablarle a Dios, de hablar a los ángeles, de darles encargos y de mantener tus chakras abierto; para Dios en lugar de dejarlos abiertos a la contaminación del mundo.
Imagen de la Forma de pensamiento Curativa
Tenemos una imagen de la forma de pensamiento curativa y otra del Ojo omnividente de Dios. Cuando visites a un enfermo, puedes colocar la imagen de la forma de pensamiento curativa sobre el área de su cuerpo que necesite curación. También puedes poner la imagen del Ojo omnividente de Dios sobre su frente o en cualquier lugar del cuerpo, siempre, por supuesto, con el consentimiento previo del enfermo.
Imagen del Ojo Omnividente de Dios (ojo de Cyclopea)


La llama violeta
El libro La ciencia de la Palabra hablada contiene imágenes de muchas formas de pensamiento de curación, de resurrección, de la llama violeta. Una de ellas muestra la llama violeta alrededor de un corazón. Cuando pidas la curación de alguien, es importante que invoques la llama violeta. Esta llama es el fuego espiritual del Espíritu Santo que tiene poder purificador. Al invocarla, ella transmuta las imperfecciones de la mente, del corazón y del cuerpo. Facilita la curación cuando la usamos conjuntamente con las prácticas de la medicina tradicional.

Un buen decreto es «Más Fuego Violeta».

Usa el tercer ojo y visualiza la llama violeta alrededor de la persona por la que estés rezando:
Amada Presencia YO SOY en mí,

Escucha ahora mi decreto:


Haz realidad la bendición por la que invoco
Al Cristo de todos sin excepción.
Que la llama violeta de la Libertad
Ruede por el mundo para a todos sanar;
Satura la Tierra y a todos sus seres,
Con el brillo del Cristo de intenso fulgor.
YO SOY esta acción desde Dios en lo alto,
Sostenida por la mano del Amor del cielo,
Transmutando las causas de discordia aquí,
Eliminando todo núcleo para que nadie tenga
Miedo.

YO SOY, YO SOY, YO SOY
Todo el poder del Amor de la Libertad
Elevando a la Tierra hacia el cielo en lo alto.
Fuego Violeta, ardiente resplandor,
En tu viva belleza está la Luz de Dios
Que hace que el mundo, toda vida y yo mismo
Seamos libres eternamente
En la Perfección de los Maestros Ascendidos.
¡Omnipotente YO SOY! ¡Omnipotente YO SOY!
El mantra «Bálsamo de Galaad»
El mantra que vie­ne a continuación,
Oh Amor de Dios, inmortal Amor,
Envuelve todo en tu rayo;
¡Envía compasión desde las alturas
Para elevar a todos hoy!
¡En la plenitud de tu poder,
Difunde tus gloriosos rayos
Sobre la Tierra y todo lo que en ella hay
Donde la vida en sombra aparenta estar!
Que la Luz de Dios resplandezca
Para liberar a los hombres del dolor;
¡Elévalos y revístelos, oh Dios,
Con tu poderoso nombre YO SOY!


La acción de curación del Arcángel Rafael
Rafael ha dicho en sus dictados: «Venimos para la curación del alma, [….] de la mente, del corazón, sabiendo […] que todo lo demás llega­rá por añadidura hasta la curación del cuerpo».

«La última curación permanente que hemos de concedemos nosotros, es una curación de la to­talidad espiritual, así como de la física».

La Virgen María nos enseña: «Recordad llamar a Dios, a nosotros mismos y a muchos ángeles para que traigan curación donde ésta sea posible. Y si la Ley no lo permite en la car­ne, entonces pedid […] la curación del alma y del espíritu». Ella nos dice que recemos para que el alma pueda partir en la hora de la muer­te y entrar en planos celestiales de gloria y de aprendizaje, a fin de prepararse para una últi­ma visita a la Tierra antes de la ascensión. «Es la curación del hombre entero lo que hemos logrado», nos dice. Interpretamos en ello que podemos cumplir sólo lo que el karma nos per­mita, a menos que, por un acto de gracia o por las oraciones de muchos, el karma pueda ser apartado.
Karma y Enfermedades
Rafael nos habla del karma y nos dice que son pocos los que pueden llegar a creer en «la ciencia del karma» ya que muchos no entien­den el papel clave que el karma desempeña en la posibilidad de curación de un enfermo. «El factor determinante de la cuestión», afirma, que a menudo indica si un individuo se recu­perará o cruzará el umbral de la vida, «es sus circunstancias kármicas».

El karma siempre llega en un momento inoportuno. Nunca he visto descender el karma sobre alguien en un momento que no fuera inconveniente. (Una buena razón para no hacer karma negativo.) El karma retorna en círculos de órbita tan amplia que pueden pasar diez mil años antes de volver a encontrar el karma que hicimos en la Atlántida o en antiguas civi­lizaciones. y cuando vuelve, no comprende­mos por qué Dios nos hace una cosa así, cuan­do el karma no es más que el conjunto de cau­sas que hemos puesto en movimiento y que siempre vuelven a su punto de origen.

Rafael nos dice que a veces «la Ley decreta que el karma debe ser […] equilibrado en este preciso momento». Por tanto, si no te preparas mediante la oración devocional y un corazón contrito, o invocando la llama violeta, o si estás privado de alegría en tu trabajo, quizás te en­cuentres sin la suficiente Luz de Dios en tu de­pósito para consumir la oscuridad que, rápida y repentinamente, pueda aflorar en tu cuerpo.
Tenemos que acumular los fuegos del co­razón y de la resurrección a través del sendero del bhakti yoga, la devoción.

Tenemos que crear el hábito a fin de preparamos para el día en que tengamos una ne­cesidad urgente. Algún día, en un abrir y ce­rrar de ojos, puedes encontrarte en otros niveles, los del cielo, habiendo cruzado de repen­te el umbral de la vida, simplemente por no haber sido capaz de mantener la luz necesaria para sostenerte con vida en este cuerpo.
¿Conoces a alguien que nunca haya teni­do una crisis en su vida o en su familia? Prepá­rate para ese día aumentando.
La  luz en tu cuer­po a través del equilibrio del karma y median­te servicio a la vida en la Tierra. «Éste es el ver­dadero significado de “trabaja mientras tengas la Luz”, que Jesús dijo a sus discípulos», nos explica Rafael.
Mientras tengas Luz y fuerza en tus chakras y en tu cuerpo, y puedas servir y equilibrar karma, hazlo. No desperdicies esos años de energía. Úsa­la para acercarte cada vez más a Dios. «El signifi­cado es: equilibra tu karma mientras tengas fuer­za -prosigue Rafael- y puedas cambiar tus cir­cunstancias kármicas personales.»
«Cada alma -nos dice- debe afrontar a su Dios y a su karma. Aprendamos bien los pode­res de intercesión que están disponibles, pero entendamos que hay que pagar un precio.» Debemos pagar el precio de nuestro karma y el precio de la intercesión. «No penséis que podéis invocar hoy la llama violeta para transmutar alguna mancha de vuestra conciencia y luego, cuando os habéis liberado o curado gra­cias a ello, podéis volver a consentiros el mis­mo comportamiento; volver a invocar la llama violeta y así sucesivamente» para transmutar defectos repetitivos. Rafael dice que, en algún momento futuro, la Ley decretará que ya no puedes tener la llama violeta porque la has mal­gastado y la has tomado a la ligera.
Si tu corazón es recto y estás determina­do, en ese caso la llama violeta te quitará para siempre el defecto y la mancha del mismo que está en tu registro. Pero, para dejar de caer en esa misma falta, necesitarás fuerza de volun­tad, y para ello puedes aprovechar el poder de la voluntad de Dios.

Algunos expertos en sanación dentro del área de la metafísica usan la oración, la hipno­sis o el poder mental para negar que la enfer­medad existe: «Simplemente di que no es real y dejará de existir». Es cierto que la gente se cura de esa forma, usando la negación. Pero lo que nos dicen los Maestros es que, haciendo eso, han empujado a la enfermedad hacia el cuerpo astral o el doble etérico; y el karma se aloja allí. La persona parece que está bien, se siente bien, no experimenta la enfermedad de su karma, pero tampoco lo equilibra.
Nuestro karma se convierte en enfermedad para que podamos llevar su carga y no tener que arrastrar/o hasta la siguiente vida. Las perso­nas que van negando sus enfermedades -con suma eficacia porque tienen gran fuerza de vo­luntad mental- tendrán que volver para equi­librar el karma que causó la enfermedad.

Lo que nuestra tradición occidental no nos enseña es que todos somos responsables de cómo ejercitamos nuestro libre albedrío, de cómo usamos la Luz de Dios que fluye hacia nosotros a través del cordón cristalino que puedes ver en la Gráfica de la Presencia.
Lo que hacemos con esa Luz y esa ener­gía, cómo la calificamos -negativa o positiva­mente-, es el factor que determina con qué nos enfrentaremos mañana, dentro de diez años y después de esta vida.

Podemos aplicar ‘a llama violeta para ayu­dar a resolver nuestros problemas físicos, men­tales y psicológicos porque nos ha sido dada para la transmutación del karma.
Si transmutas tu karma antes de que trans­curra el día en el que debe ocurrirte alguna calamidad debido a ese karma, eso está bien. Es conveniente dar los decretos de llama violeta quince o treinta minutos al día, servir a la vida, haciendo tu trabajo con alegría, ayudando a la gente, teniendo una actitud mental positiva y ofreciéndolo a los demás. Eso es una forma de equilibrar el karma. La llama violeta acelera el equilibrio del karma.
Decreto: Protege a nuestra juventud

Una de las cosas que nos pide la Virgen María es que pidamos a diario protección para todos los niños del mundo. Un decreto muy importante para esto es;

«Protege a nuestra juventud»:
¡Amado Padre Celestial!¡Amado Padre Celestial!
¡Amado Padre Celestial!
Asume hoy el mando sobre nuestra juventud
Destella a través de ellos el rayo de la Oportunidad
Emite la poderosa fuerza de la Perfección
Amplifica la inteligencia cósmica a cada hora
Protege, defiende su designio Divino
Intensifica el propósito divino
¡YO SOY, YO SOY, YO SOY
El poder de la Luz infinita
Resplandeciendo a través de nuestra juventud,
Revelando pruebas cósmicas
Aceptables y verdaderas,
El pleno poder de la Luz cósmica
A todo niño y hombre niño
En América y en el mundo!

¡Amado YO SOY! ¡Amado YO SOY!¡Amado YO SOY!

Fíjate que cuando decretamos estamos ordenando a la Luz de Dios en el nombre de la Presencia YO SOY, la Presencia de Dios individualizada para cada uno de nosotros.
La Biblia dice que Jesús hablaba con autoridad y no como los escribas.
Eso, de niña, siempre me impresionó. Cuando llegué a comprender los decretos, me di cuenta de que realmente no era yo quien hablaba con autoridad, sino que podía sentir el poder de mi Presencia YO SOY dando el decreto a través de mí.
Oyes a tu Yo Superior dando estos decretos y sientes que tiene un enorme poder y autoridad para dirigir la Luz y los ángeles.

Este decreto está dirigido a nuestro Padre Celestial en favor de la juventud del mundo.
Cuando aprendes este decreto, puedes recitarlo mientras haces tareas rutinarias.
Puedes recitarlo treinta, cuarenta, cincuenta veces al mismo tiempo que haces tus tareas diarias.

Piensa en cuántas bendiciones serán vertidas a través de ti, el buen karma que haces y cómo sacas el mejor provecho de tu tiempo.
Los niños pequeños pueden ver a los ángeles
Los niños, en su inocencia, son capaces a menudo de ver a los ángeles que vienen a ayudarles. No es sólo una cuestión de inocencia, sino que no han vivido lo suficiente como para haber contaminado sus cuerpos tanto como los adultos. Los niños aún tienen la visión interna y sus chakras todavía están limpios. Los más pequeños pueden incluso sentir la pulsación de Dios y la presencia de ángeles a su alrededor si su fontanela todavía no se ha cerrado.

Tengo una historia divertida que contarte.
Hemos hablado sobre experiencias con ángeles fuera del cuerpo, durante la noche, al ir a los retiros. Cuando una de mis hijas era muy pequeña, un día se levantó por la mañana muy contenta porque había visto a la Madre María de noche, y me dijo: «¡Mamá, el esposo de la Madre María es de color verde!»

Sophy Burnham publicó en su libro «Cartas a los ángeles» la siguiente historia de una niña que vio a un ángel:
El 20 de septiembre de 1990, mi hija de tres años salió de casa para jugar. Mientras la miraba a través de las puertas correderas de cristal del patio, ella abrió la puerta de atrás, se dio la vuelta para cerrarla y en seguida se agachó. Me giré, y unos momentos más tarde, oí una caída. Una rama enorme había caído de nuestro olmo más grande, justo alado de la niña.
Más tarde, le pregunté a mi hija por qué no había estado jugando en el patio, conduciendo su pequeño «jeep» rojo que funciona a pilas. Sin vacilar, me dijo: «Mamá, una diosa buena me pidió que me sentara y que no me fuera debajo del árbol y yo hice exactamente lo que me había dicho».
La niña describió a la diosa buena como una hermosa mujer con alas que vino del cielo. Tenía un dorado cabello que flotaba y una luz brillante a su alrededor. Añadió que la luz era tan brillante que le dolía en los ojos. Pero cuando la tocó, era templada y no quemaba.
La madre describió los cambios espirituales que experimentó su hija tras el encuentro. Dice que la niña reza a su ángel y la dibuja casi cada día. Por la noche, pide que le lea historias de la Biblia y, desde el incidente, posee una «calma serena».

Éste es un testimonio maravilloso. Hay muchas historias de personas que han recibido ayuda de los ángeles y estas historias nos sirven para fortalecer nuestra fe.



The Assumption
La Virgen María
Hablemos ahora sobre la Virgen María. La palabra María significa «amada de Dios». En el Evangelio Apócrifo de Juan el Evangelista, Jesús se refiere a María como un ángel. Dice: «Cuando mi Padre pensó en enviarme al mundo, me envió su ángel, de nombre María, para recibirme». Como ya hemos dicho, en la teología católica, María es conocida como la «Reina de los Ángeles».

La Madre María nos dice:
Mi servicio a la Tierra depende directamente del llamado de los devotos. Y el más frecuente que escucho […] es el Ave María.
Ha habido gran controversia respecto a las funciones de la Madre de Dios, al confundir ese cargo con mi persona y considerar que, de alguna manera, con esta salutación lo humano se hace divino.
Amados, os diré exactamente cómo empezó la tradición del llamado a mí. No fue por mi persona, sino por mi cargo. Es el cargo que ocupo como Arcangélina del quinto rayo y, en él, el amado Alfa ha colocado autoridad para la intercesión divina.
El llamado que me hacéis es contestado por millones de huestes del Señor que llevan la llama de esa función, que atienden ese cargo, que vienen a la Tierra a Socorrer a las almas en mi nombre.
Por lo tanto, apelar a María […] es hacerla al rayo de la Madre (ya la Arcangélina del quinto rayo). Pero, más concretamente, es un llamado científico a ese punto de contacto mío con la divinidad de nuestro Padre y de Brahmán, y de la Palabra en que también me he convertido.
No sólo soy vuestra Madre sino vuestra más íntima amiga. Os pido que toméis mi mano, me llevéis a vuestra casa, me aceptéis como vuestra amiga, no como a una remota deidad, un icono, […] sino, simplemente como la sirviente del Señor […]. YO SOY aquélla con quien podéis sentiros cómodos. Me sentaré a la mesa en vuestra cocina y tomaré una taza de té con vosotros. Recibiré lo que […] sea precioso para vosotros, lo llevaré a mi corazón y os lo devolveré con la total consagración de mi amor. Os ayudaré en vuestras tareas diarias.
Yo Soy una madre para vuestro corazón. Soy una organizadora, una administradora. Soy una sacerdotisa y lidero los ejércitos del cielo.
Podéis conocerme en una o en varias de mis funciones, pero sobre todo, recordad que os asisto en vuestro sendero de gestión personal, organización de vuestra vida, establecimiento de prioridades, empleo del tiempo y de vuestras fuerzas.
Rosarios para la Nueva Era
En 1972, mientras estaba meditando, María vino a mí y dictó lo que llamó sus «Rosarios Escriturales para la Nueva Era». Más tarde, me dio una serie de rosarios más cortos, de quince minutos. Estos rosarios para la nueva era son magníficas oraciones que alternan el Ave María con citas de las Sagradas Escrituras y con otras oraciones dictadas por los Maestros Ascendidos.
Cuando la Virgen María dictó sus rosarios dijo: «Así es como quiero que digáis el Ave María». Es diferente de la versión católica tradicional, que acaba con las palabras «ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte».
La Virgen María dijo: «No sois pecadores, sois hijos e hijas de Dios. Puede que hayáis pecado, pero no sois pecadores. Me necesitáis no en la hora de la muerte, sino en la hora de vuestra victoria, cuando vayáis a obtener la victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte. Es entonces cuando debéis llamarme. Necesitáis mi fortalecimiento y mi protección».

Así, el Ave María de su rosario para la nueva era reza:
Ave María, llena eres de gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús, Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros, hijos e hijas de Dios, ahora y en la hora de nuestra victoria sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.
Cada vez que recitamos el rosario, nos dice la Virgen, estamos construyendo un «moméntum» de luz y amor que puede espiritualmente alentar a todos los que están necesitados.

Tomado del Libro: Ángeles De La Sanación, El Arcángel Rafael
Autor: Elizabeth Clare Prophet